domingo, 11 de enero de 2009

¿POR QUÉ?

He de reconocer que es buena la pregunta; ¿Por qué?... Miro a mi alrededor y solo veo miseria. Sombras que deambulan de un lado a otro sin saber cual es el rumbo a seguir. Basura agolpada por todos lados que apenas dejan un hueco para la salud. Ratas que comparten ecosistema con todos los olvidados. Niños sin apenas ropa que cubra su cuerpo en el frío invierno o agua que retire de ellos la suciedad que puede acabar con su vida.

Cada mañana es lo mismo, un deambular por calles y avenidas buscando la esperanza a la vuelta de cada esquina. Ojos que te miran de soslayo por miedo a saber cual es tu historia real. Puertas abiertas que se cierran a tu paso mientras ves como pasa otro día.

Mano extendida buscando la esperanza de un futuro. Un cartel como única compañía con cara de vergüenza mientras piensas en quien dejaste en la chabola. Niños vestidos con la ropa de ángeles que no quisieron olvidarlos y un colegio donde recibir lo que yo nunca tuve pero quiero para ellos.

Me preguntaste ¿por qué vinimos? ¿Por qué seguimos aquí? Porque aunque vivamos en una chabola rodeados de inmundicia, porque aunque nuestro hijos retocen en el barro y duerman viendo el cielo como techo de su habitación, porque mientras haya un sitio que les de cultura y conciencias despiertas que les cubran sus cuerpo para no pasar frío, aquí existirá la esperanza de conseguir un futuro.

Ahora ya lo sabes, pero ¿eres capaz de imaginar nuestro pasado?.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso es lo que deberíamos de hacer siempre que nos chocamos con alguien, intentar imaginar cual es su pasado o su presente y los motivos por los que se encuentra así. Quizá todas esas personas que vemos en la calle, a las que mucha gente las llama pobres, son mucho mas ricos que cualquiera de nosotros y seguro que si nos paráramos a escuchar su historia aprenderíamos mucho.


"Me quejaba de no tener zapatos, hasta que ví un hombre sin pies"

Rodolfo Nasta dijo...

PLASOARIS: dulcemente duro tu texto. En todas partes la esperanza parece ponerse esquiva en las esquinas de sórdidas calles. Ese deambular de basura y ser ignorados de los niños no tiene fronteras.
Y el pasado... Mario Benedetti tiene por ahí un librito que se llama "El porvenir de mi pasado". Eso... eso es HOY
Abrazo
Rodolfo

Luni dijo...

Plaso... estas bien?

Mil besos

Malena dijo...

Hola Plasoaris: Al conectarme y leer tu comentario me ha dado alegría saber de tí. ¿Cómo estás? ¿No crees que deberías de volver? Sé que es un mundo a veces ingrato pero cuando uno escribe para sí mismo sin pensar en los que te puedan leer solo para satisfacción personal, la cosa cambia mucho.

Me gustaría que volvieras.

Un beso.

Malena dijo...

Mi querido Plasoaris: Me has dado una gran alegría viéndote aparecer por mi blog y dejándome tus palabras. ¿Cómo estás? ¿Por qué no vuelves? Hay un hueco, el que dejaste y debes de volver a llenarlo.

Mil besos y mil rosas.

Malena dijo...

Bueno, mi querido Plasoaris, de momento ya has cambiado la imagen del blog y está mucho más bonito, ahora sólo queda que te animes a escribir.

Mil besos y mil rosas.